Concepto de metabolismo

Se conoce como metabolismo, al conjunto de transformaciones químicas, físicas y biológicas que se realizan en los seres vivos, en sus sustancias, propias o incorporadas (proteínas, carbohidratos, grasas, etcétera) a través de los alimentos, con el fin de producir la necesaria energía para el desarrollo de sus funciones vitales, y la síntesis de los componentes de la materia viva.

A partir del vocablo griego “metabolé” que significa cambio, y el sufijo “ismo” que puede traducirse como cualidad, el fisiólogo alemán, y profesor universitario en Bélgica, Theodor Schwann (1810-1882) formó este neologismo, para designar los cambios que ocurren en los seres vivientes, para que puedan cumplir sus funciones a partir de la transformación de sustancias.

La actividad metabólica es muy compleja, y comprende la absorción, transformación y eliminación de sustancias, que permiten a la célula satisfacer sus necesidades energéticas o de síntesis.

Posee una primera fase, constructiva, asimilativa o de síntesis, denominada, anabolismo, donde las sustancias ingeridas son transformadas en otras sustancias propias. La función característica de esta etapa es la fabricación y el almacenamiento, y una segunda fase, destructora o conocida también como desintegradora o catabolismo, donde se produce energía y se descartan los materiales de desecho. Ambas fases son interdependientes. El metabolismo de cada organismo detectará las sustancias útiles, y las tóxicas que eliminará. Las enzimas, sustancias proteicas, son las encargadas de efectuar el proceso metabólico, por medio del conjunto de ellas, sintetizadas en una célula.

Todas las células que conforman el organismo de los seres vivos, poseen actividad metabólica, que implican la absorción, transformación y eliminación de sustancias. Esto les permitirá cumplir sus funciones como las de crecimiento, reproducción y dar respuesta a los estímulos que reciban. Simultáneamente, se producen en el organismo muchas reacciones metabólicas coordinadas. Es una función vital, que si se detiene, sobreviene la muerte.

Entre las enfermedades metabólicas más frecuentes, podemos citar a la diabetes, que se produce por las alteraciones en el metabolismo de los hidratos de carbono, y la gota, ocasionada por fallas metabólicas en el metabolismo de las nucleoproteínas.