Concepto de bacteria

Etimología

La palabra bacetria se origión en el griego "baktería", diminutivo de "baktron" en el sentido de "bastón", por lo cual una bacteria es un bastoncillo. si bien es verdad que los bacilos presentan esa forma, otras bacterias no, como lo expodremos al hablar de su casificación.

Origen

Fueron los primeros organismos vivos que aparecieron en la Tierra hace alrededor de tres mil doscientos millones de años. Son microorganismos pertenecientes al reino monera que reciben también el nombre de esquizomicetes, y se encuentran en cualquier ambiente terrestre o acuático.

Descubrimiento

Si bien desde el medioevo se sospechaba de su existencia, fue recién en el año 1683 que el comerciante neerlandés, Anton van Leeuwenhoek, pudo observarlas utilizando para ello un microscopio de lente simple que él había construido, llamando animálculos a estos microorganismos. Fue en el año 1828, que se les dió el nombre de bacterias por parte del naturalista alemán, Christian Gottfried Ehrenberg.

¿cómo son?

Están formadas por una única célula rudimentaria procariota. No tienen núcleo ni plastos, pero sí cromatina. Algunas poseen pigmentos asimiladores. Están en la tierra, en el agua, y en el aire, y pueden en general, desplazarse. Su tamaño varía entre 0,5 y 5 μm.

¿Qué provocan?

Pueden se causantes de enfermedades y por eso se denominan patógenas. Las que no ocasionan enfermedades se llaman saprófitas. En algunos casos, incluso son útiles, como sucede en los procesos digestivos o en las síntesis de vitaminas.

Utilidad

Se las usa para tratar aguas residuales, para elaborar medicinas y también productos comestibles, como quesos, yigures o vinagres.

Clasificación

Por su forma, se llaman cocos cuando son esteriformes; bacilos si presentan forma de bastoncitos; espirilos si su forma es espiralada; vibrios, si semejan comas. Sus formas varían de acuerdo al ambiente.

Si necesitan oxígeno para vivir se llaman aerobias y si no lo precisan anaerobias; si están envueltas en una cápsula, se llaman capsuladas, y anacapsuladas, si carecen de ella.

Las bacterias heterótrofas se alimentan de materia orgánica: las saprófitas lo hacen de materia orgánica muerta, produciendo su descomposición o putrefacción, y las parásitas se alimentan de vegetales y animales a los que causan enfermedades, tales como la sífilis, la tuberculosis, el tétanos, la fiebre tifoidea, el cólera, la escarlatina o la difteria.

Las bacterias autótrofas utilizan las sales inorgánicas para sintetizar su protoplasma.

Reproducción

Se reproducen en forma sexual o asexual, en este último caso por bipartición, que es tan acelerada que puede producir en un día millones de bacterias hijas. Los antibióticos son de uso imprescindible para combatir las bacterias que enferman el organismo.