Concepto de justicia

Platón, el gran filósofo ateniense (427-347 a. C) se preocupó ya en su época por buscar un concepto de justicia, anhelo de todos los mortales. Una persona justa, una sociedad justa, un estado justo, son términos utilizables con frecuencia; pero determinar en qué consiste la idea de justicia, no es tan fácil.

Luego de analizar varias ideas, Platón adoptó la que consideró más apropiada para definir la justicia: “Dar a cada uno lo que le corresponde”. Sin dudas es un buen concepto de justicia, pero la duda surgía cuando había que determinar quien era aquella persona capaz de saber lo que a cada uno le correspondía. Esta gran aptitud la halló Platón en los sabios o filósofos; por eso proponía un gobierno de los mejores, que eran los más preparados para gobernar, y educar al pueblo para ello.

Aristóteles, discípulo de Platón, si bien siguió considerando como positiva la misma idea de justicia de su maestro, añadió, que como toda virtud, la justicia se hallaba en el punto medio entre dos vicios, uno por exceso (tener más de lo que se debe tener) y otro por defecto (tener menos de lo que se debe tener). Por lo tanto para Aristóteles es tan injusta la opulencia como la miseria.

Aristóteles también distinguió dos tipos de justicia: la distributiva, que significa que cada uno tenga lo que merece y necesita; y la correctiva, que es la justicia que se impone cuando alguien no tuvo lo merecido, y se aplica para restablecer coercitivamente la justicia violada. Acá entraría a regir el ámbito del Derecho Penal. Por ejemplo, si un ladrón le sustrae a alguien un objeto de su propiedad, ninguno de los dos posee lo que le corresponde. El ladrón se ha beneficiado injustamente y la víctima se ha perjudicado, también de manera injusta. Aquí interviene la ley castigando al delincuente, y resarciendo los daños a la víctima, para restablecer la justicia dañada.

El jurista romano Ulpiano, enumeró tres preceptos fundamentales, “vivir honestamente”, “no dañar a otro” y por último retomó la clásica definición de justicia de Platón como “la voluntad constante y perpetua de dar a cada uno lo que se merece”.

La justicia es un ideal a alcanzar, y hasta ahora el concepto de Platón es el que merece mayor respeto, pero también tenemos que considerar que alguna razón tenía su contemporáneo Trasímaco, cuando afirmaba que justicia es lo que dispone el más poderoso, que es el que en última instancia, quien decide qué es lo justo. La idea de justicia es variable en cada tiempo y en cada cultura, y se basa en la percepción y sensación común de que algo es valioso o disvalioso, para calificarlo como justo o injusto.

La justicia se simboliza con una mujer, a veces con los ojos vendados (justicia ciega) sosteniendo una balanza donde se suponen que se busca el equilibrio.

Uno de los servicios esenciales que debe administrar el estado junto a los de salud, educación y seguridad es el de justicia.