Concepto de poema

Etimología y significado

Del griego “posein” (hacer) se aplicaba en la antigüedad a todo texto literario. Se usa el sustantivo masculino poema, generalmente como sinónimo de poesía, que deriva también del griego y significa crear. Vemos que etimológicamente poseen el mismo significado, pero en sentido estricto, la poesía es más genérica que el poema, pues se aplica en ciertos casos, como expresión de belleza, para referirse a otras situaciones, que no son textos escritos, como por ejemplo, un paisaje.

Características de los poemas

El poema en general, se escribe en versos, aunque existe la prosa poética, que permite la expresión subjetiva de las sensaciones, plasmadas a través de la prosa. Son ejemplos de escritores de prosa poética, Juan Ramón Jiménez o Rubén Darío.

El poema utiliza recursos expresivos que sirven para despertar emociones, jugando con la sonoridad de las palabras, y en algunos casos, con su aspecto visual, o sea, cómo se distribuyen en el espacio de la hoja, conformando poemas visuales (pueden formar imágenes, como un rostro humano, como se muestra en la ilustración). Es una creación eminentemente subjetiva, y artística, plasmando en palabras, el valor belleza.

Los versos de los poemas pueden tener rima, consonante o asonante, o estar constituidos por versos libres.

Los poemas conformados por dos cuartetos y dos tercetos, de rima consonante y con versos endecasílabos, reciben el nombre de sonetos.

Cuando un poema posee solo cuatro versos, generalmente de contenido humorístico y ocurrente, donde el segundo y el cuarto verso riman, se llama copla.

Cuando están formados por versos octosílabos, donde los versos impares son carentes de rima, y los pares, poseen rima asonante, se dice que se trata de romances.

Algunos poemas en particular

El Poema de Gilgamesh, de origen acadio, pero basado en poemas sumerios, cuenta las hazañas del rey Gilgamesh, rey de Uruk en sus inicios, que es un lujurioso tirano que abusa de sus súbditos, quienes, por esa razón, le piden ayudan a los dioses, los que les envían a Enkidu para enfrentarlo, aunque lejos de suceder esto, se hacen amigos, corriendo juntos muchas aventuras, aunque los dioses matan a Enkidu, y Gilgamesh continúa sus proezas solo, buscando la inmortalidad.

El Poema de Mío Cid, de autor anónimo, o Cantar de Mío Cid, es un poema épico, donde, con rima asonante, los versos muestran la conversión de un humilde personaje, el Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar, un hidalgo desterrado, en un poderoso caballero, con potestad de controlar un Principado.