Ciencias Sociales Archive

deducción

La palabra deducción llegó al español desde el latín “deductio”, siendo el acto y el efecto del verbo deducir, del latín “deducere”, a su vez de “dux”, que significa guía o conductor, al que se le antepone el prefijo de privación “de”. Una deducción, como guía, es un camino lógico que nos lleva a extraer

pálpito

La palabra pálpito es la acción y el efecto, que se deriva por un lado del latín “palpare”, en el sentido de palpar o tocar con las manos, intentando descubrir de qué se trata alguna cosa; y por otro lado, del latín “palpitare” es la acción de agitarse, que también se derivó de “palpare”. En

partir

Partir es un verbo regular, pronominal de tercera conjugación, cuyo origen etimológico nos remonta al latín “partire”, que, a su vez, se derivó de “pars”, en el sentido de “parte” o porción que se separa de un todo. Es por ello que su sentido original es el de dividir o separar, ya sea para poder

argucia

La palabra argucia se derivó del vocablo latino “argutia”, a su vez del verbo “arguere”, en el sentido de argüir o argumentar, dejando algo en claro, aunque en el caso de la argucia, los argumentos son falsos y expresados con ingenio, para que resulten creíbles. Son sinónimos de argucia: treta, artimaña, artificio, trampa, engaño, embuste,

brinco

La palabra brinco nos llegó desde el latín “vinculum”, en el sentido de "atadura", y es la acción de elevarse, con los miembros inferiores, desde una superficie; en general, el suelo, para luego caer, por delante, por detrás o en el mismo lugar. Es sinónimo de salto. Alguien puede también caerse, tras dar un brinco.

caricia

Caricia procede, del italiano “carezza”, vocablo compuesto por el adjetivo “caro”, a su vez, del latín “carus”, que se traduce como “querido”, más el sufijo de cualidad “ezza”. Una caricia es una demostración de afecto que se realiza tocando suavemente la piel, de cualquier parte de un cuerpo, generalmente, valiéndose de las manos, obteniendo en

flema

La palabra flema, cuyo origen podemos encontrarlo en el vocablo griego “phlégma”, a su vez de “phlégein”, verbo que significa “quemar”, es la que ahora nos ocupa. En su origen, se le daba este nombre a una inflamación, y los antiguos médicos griegos, la identificaron con uno de los cuatro humores corporales, muy relacionado con

ostracismo

Ostracismo es una palabra que se originó en la lengua griega. Procede de “ostrakismós”, a su vez derivada de “ostrakon”, que se traduce como “caparazón”. En un caparazón de ostra, o, a veces, en un trozo de cerámica con esa forma, se escribía, en la antigua Grecia, el nombre de aquellos ciudadanos a los que

gratificación

La palabra gratificación nos remonta, en la búsqueda de su etimología, al latín “gratificationis”, que se derivó a su vez de “gratia”, en el sentido de “favor” o “gracia”. En líneas generales, una gratificación es una recompensa o reconocimiento que se le hace a alguien, y por ello lo hace sentir contento, pleno y satisfecho.

saciar

Saciar es un verbo regular y pronominal, de primera conjugación, cuyo origen se remonta al vocablo latino “satiare”, derivado del adverbio “satis” que puede traducirse como “bastante” o “suficiente”. Es por ello, que saciar es bastar, satisfacer o lograr aquello que resulta suficiente, para calmar una necesidad. La acción de saciar es aquella por la