Ciencias Naturales Archive

golosina

La palabra golosina, procede del adjetivo goloso, que se derivó del latín “gulosus” en el sentido de glotón o que siente gula o deseo excesivo por comer, más el sufijo “ina” que se traduce como “materia de”. Una golosina (conocida como dulce en Chile, como chuche en España y como chuchería en Venezuela) es una

masticación

La masticación es la acción y el efecto del verbo masticar, del latín “masticare”, que es el hecho de triturar la comida que ingresa a la boca, para comenzar el proceso de la digestión. Los seres humanos masticamos, al igual que lo hacen todos los mamíferos, y con ello potenciamos la energía y los nutrientes

volátil

La palabra volátil es un adjetivo que procede en su etimología del latín “volatilis”, término que se integra por el verbo “volare” en el sentido de volar, y por el sufijo de posibilidad “il”. De acuerdo a su etimología, entonces, algo volátil es lo que tiene la capacidad de volar, que consiste en elevarse en

harpía

Harpía o arpía (ambas variantes de escritura son correctas) procede del griego Άρπυια (léase “harpya”) con el significado de ser la cualidad de quien vuela, destruye y saquea. Con el término harpía se nombraba en la mitología griega, a dos mujeres bellísimas, Aeleo, que era el viento impetuoso, y Ocípete, el viento rápido, dotadas de

parestesia

Como muchos términos médicos, la palabra parestesia tiene su origen en la lengua griega, y su uso extendido data del siglo XIX. Está integrada por los siguientes términos: el prefijo “para” que en este caso se usa como “al margen” o “en contra”; “aesthesis”, que se traduce como “sensación”; a lo que se le añade

alicaído

La palabra alicaído es compuesta, ya que se integra por el sustantivo ala (costado, flanco, hombro o apéndice de las aves, que les sirve para el vuelo, en muchos casos) y caído, que designa a la cosa o ser vivo que está fuera de su sitio, derrotado, muerto o vencido. En este caso, la unión

ofuscado

Ofuscado es el participio del verbo regular, de primera conjugación, ofuscar, que etimológicamente nos remonta al vocablo latino “offuscāre”, integrado por el prefijo de contraposición “ob”, y por el verbo el adjetivo “fuscus” que significa “oscuro”. Por ello ofuscado es quien tiene su pensamiento falto de claridad, luz o turbado. La ofuscación puede deberse a

hoyo

La palabra hoyo es el masculino de hoya, del latín “fovera” en el sentido de “agujero”. Ámbitos de aplicación Puede aplicarse a las depresiones de un terreno que presentan un formato cóncavo, y generalmente circular. A veces son provocados por erosiones subterráneas, que se producen por roturas en tuberías de agua, siendo muy peligrosos; y

giba

El sustantivo femenino giba procede del latín “gibba”, y se ha empleado desde siempre, como sinónimo de joroba, que es un abultamiento en la zona del lomo de los animales o de la espalda humana. En los animales Presentan giba (una, como el dromedario o el cebú, o dos, como el camello) algunos animales que

fuste

Si queremos conocer el origen de la palabra fuste, debemos remontarnos al latín, donde “fustis” era el término cuyo significado era “garrote” o “vara”. En Arquitectura En una columna, el fuste es la parte que se encuentra entre su capitel y su basa (parte inferior). Es lo que le da altura, y puede tener diferentes