Ciencias Sociales Archive

raudo

La palabra raudo, es un adjetivo, que procede del latín “rapidus”, que designa a lo que es veloz, rápido, impetuoso y ligero. Ejemplos de uso: “El raudo vuelo del pájaro lo alejaba cada vez más de su nido”, “El raudo paso de los días me acerca cada vez más al viaje de mis sueños”, “El

cenit

La palabra cenit o zenit, procede del término árabe “samet ar-ra’s”, o, abreviado, “semt”, que designa una cumbre, referido al astro que se encuentra encima de la cabeza del observador, en la bóveda celeste, y el lugar donde confluyen la línea vertical que se eleva sobre el observador y el hemisferio celeste. El cenit es

embriagado

Embriagado, es aquel que tiene embriago, del latín “embriacus”, derivado de “ebrius” que se traduce como ebrio, beodo o borracho. Se dice que alguien está embriagado cuando ha perdido su estado de lucidez mental en diversos grados, por haber consumido alguna bebida alcohólica. Por extensión, se aplica a quien no puede pensar con lógica, por

murmullo

Del latín clásico “murmuris”, voz onomatopéyica, que el latín tardío tomó como “murmurium”, un murmullo, es un sonido confuso que se emite vocalmente, de modo bajo y casi imperceptible. Los murmullos son cosas que la gente no se atreve a decir abiertamente, por eso lo expresa por lo bajo, como si se hablara a sí

corsé

La palabra castellanizada corsé, o en francés “corset”, diminutivo del francés “cors”, a su vez tomado del sustantivo latino “corpus”, que se traduce como “cuerpo”, se usa para designar un cuerpo pequeño, pues esta prenda de vestir, reduce el tamaño de la figura, al ser muy apretada. Historia del corsé El corsé, como prenda femenina,

arrebatamiento

La palabra arrebatamiento es el resultado del verbo arrebatar, regular, pronominal y de primera conjugación, integrado el término por el prefijo de privación “a” y por el vocablo árabe “ribat” que indica una fuerza o sujeción. El arrebatamiento es la consecuencia de quitar con ímpetu o violencia algo (material o inmaterial) a otro, antes de

despiadado

La palabra despiadado se originó de la unión de términos latinos: el prefijo de exclusión, “dis”, el adjetivo “pius” en el sentido de piadoso, misericordioso y compasivo, y el sufijo adus”, formador de adjetivos. Un despiadado es quien no tiene piedad. Despiadado es aquel, humano o animal, muy cruel y sanguinario. En los animales, procede

desgracia

La palabra desgracia, está compuesta por términos tomados de la lengua latina: el prefijo de negación “dis” y “gratia”, a su vez de “gratus” que puede traducirse como grato o placentero. Por lo tanto, una desgracia es un hecho adverso, muy doloroso y trágico. En general, la desgracia es aquello malo que sucede sin intervención

suerte

La palabra suerte, nos llegó desde el latín “sortis”, referido a lo obtenido por azar, sea bueno o malo, como el caso de poseer tierras que sean o no productivas. La suerte se vincula con el azar. La suerte es lo que determina que nos pasen cosas positivas o negativas, sin que se expliquen por

solaz

La palabra solaz nos llegó desde el vocablo provenzal “solatz”. A su vez, “solatz” procede del verbo latino “solari” que puede traducirse como aliviar, consolar o calmar. La palabra solaz es una de las más hermosas, ya que implica un recreo de las actividades cotidianas, una pausa placentera, que brinda tranquilidad y paz. Los momentos