Ciencias Sociales Archive

episcopal

Episcopal es un adjetivo que nos remite en su etimología al latín “episcopalis”, vocablo integrado por el sustantivo “episcopus” que se traduce como “obispo”, que a su vez procede del griego ἐπίσκοπος, en el sentido de “vigilante” o “inspector”, más el sufijo de relación “alis”. Literalmente significa: relativo al obispo, que es el que ejerce

transeúnte

La palabra transeúnte procede en su etimología del término latino “transeuntis”, participio del verbo “transire” que se traduce como “transitar”. Se integra con el prefijo “trans” que indica que la acción va de un lado hacia otro, más el verbo “ire” en el sentido de ir o dirigirse hacia algún sitio. Un transeúnte, es el

ala

La palabra ala, procede del término latino “alam”, que puede traducirse como “axila”, y a su vez se derivó de la raíz, “ax” en el sentido de “eje”. En Zoología, las aves, los quirópteros (murciélagos) y algunos insectos, como las moscas o las mariposas, poseen apéndices pares (uno o dos) llamados alas, que les posibilitan

Sor

La palabra sor nos llegó a través del catalán y del francés “soeur” que a su vez lo tomó del latín “soror”, que se traduce como “hermana”, empleado en la religión católica para designar a las monjas o religiosas, mujeres que se han consagrado a la vida religiosa adoptando las reglas impuestas por su comunidad,

coeficiente

La palabra coeficiente está integrada por el prefijo de globalidad “co” y por el adjetivo eficiente, del latín “efficiens”, en el sentido de lograr un resultado esperado. Un coeficiente, en Matemáticas, es un número que aparece a la izquierda de una incógnita, para indicar cuántas veces dicha incógnita debe multiplicarse. Si el coeficiente es uno,

imponderable

La palabra imponderable está conformada por los siguientes términos de origen latino: el prefijo de negación “in”; más “pondus” que podemos traducir como “peso” y el sufijo de posibilidad “able”. En una de sus acepciones, significa imposible de pesar. Para la Física antigua, el éter era un fluido imponderable, hipotético, carente de peso, ligero, medio

empellón

La palabra empellón, es la acción y efecto de empellar, procedente del latín “impellere”, en el sentido de empujar, más el sufijo aumentativo “on”. Un empellón es un empujón fuerte, dado con el cuerpo, que puede recaer en otra persona, animal o cosa, dado con diversos fines. aunque puede ser accidental, en su mayoría son

empujón

Empujón es tanto la acción como el efecto del verbo regular de primera conjugación, “empujar”. Según el filólogo español, Joan Coromides (1905-1997) el verbo empujar, se originó en el latín “impulsare”, integrado en vocablo por el prefijo de interioridad “in” y por “pelliere” en el sentido de “poner en marcha”. Un empujón es darle a

tedio

La palabra tedio procede en su etimología del vocablo latino “taedium”, integrado por el verbo “taedere” que puede traducirse como “estar harto” más el sufijo de efecto “ium”. Tedio es el estado emocional resultante de estar aburrido. Las personas sienten tedio por estar atravesando una situación poco interesante o motivante, lo que les provoca fastidio

escándalo

La palabra escándalo procede etimológicamente del griego σκάνδαλον (léase “skándalon”) aludiendo a un obstáculo en el sendero, de donde pasó al latín como “scandalum”, primero en el mismo sentido que en Grecia, y luego pasó a designar, alborotos perjudiciales, de connotaciones inmorales o antisociales, que es como lo ha incorporado al vocablo el idioma español.