Concepto de microscopio

El vocablo griego, microscopio, proviene de micro: (significa de tamaño pequeño) y scopio (observar). Su función es agrandar una imagen.

El microscopio es un instrumento que ayuda al biólogo en su tarea de un modo fundamental, y ha posibilitado el desarrollo cietífico. Su invención se debe presumiblemente a un holandés, Zacharias Jansen, de dudosa reputación, moral y científica, siendo la época de su creación, los albores del siglo XVII. En 1674, Antón Van Leewenhoeck, se preocupó de perfeccionar el invento.

El microscopio electrónico es mucho más preciso que el óptico, que fue el primero en inventarse, pues permite diferenciar detalladamente la estructura de bacterias y virus, que son invisibles al microscopio óptico, por su ínfimo tamaño.

El microscopio óptico funciona por refracción (cambio de velocidad y dirección de ondas al pasar de un medio a otro) provocado por contar con una lente (microscopio simple o lupa) o algunas lentes (microscopio compuesto).

Las partes que conforman un microscopio óptico compuesto son: un sistema óptimo, formado por una lente ocular, que se ubica cerca del ojo de la persona que va a observar la imagen, y un objetivo, que es una lente ubicada cerca del objeto observable. El objetivo amplía la visión del objeto, y el lente ocular, amplía la imagen del objetivo. Los rayos lumínicos son enviados al condensador por el foco, y el condensador, que es otra lente los concentra sobre el objeto. También posee un sistema mecánico, para fijar y permitir el funcionamiento del aparato.

El microscopio electrónico, fue creado en 1931, donde los electrones fueron los encargados de reemplazar la luz, y a los campos magnéticos les correspondió sustituir a la lentes, siendo al principio de transmisión, creándose el microscopio electrónico de barrido, en 1942. Permite ampliar la imagen hasta 200.000 veces su tamaño original.

La mecánica cuántica posibilitó en 1981, crear el microscopio con efecto túnel, de precisión aún mayor.