Concepto de Cliente

En la Roma de la antigüedad se denominaban clientes, término derivado de “cliens” que significa obedecer a alguien, a aquellos miembros de clases inferiores agregados a las familias patricias y bajo la protección de ellas. Clientes y plebeyos eran sinónimo en los primeros tiempos, pero cuando la plebe creció en número solo unos pocos quedaron en condición de clientes, protegidos. Los demás pasaron a integrar la categoría de los plebeyos sin protección. Los clientes estaban en una condición intermedia entre el hombre libre y el esclavo. Estaban al servicio de su patrono, pero no eran un objeto de derecho como los esclavos pues gozaba de algunas facultades otorgadas por su patrono.

En el derecho comercial se llama cliente a aquella persona que contrata un servicio, ya sea de una empresa estatal o privada, o de algún profesional, o que compra o alquila alguna cosa. Existen clientes reales que ya consumen los productos y clientes potenciales que pueden llegar a adquirirlo. Es tarea de quien vende o alquila el producto u ofrece servicios satisfacer al cliente, pues sin él, no habrá consumo y la empresa sin clientela está destinada a sucumbir.

Para el cliente se elaboran las publicidades, se organizan áreas de servicios y atención, y también la ley lo protege, habiéndose creado como derechos de tercera generación los derechos del consumidor, para protegerlos de empresarios inescrupulosos.

En informática para acceder a los servicios brindados por un servidor, se utiliza el llamado cliente, por ejemplo el navegador Web, que es una aplicación informática.