Concepto de financiero

Lo financiero es lo referente al manejo de las finanzas, entendiéndose por tales, los bienes o caudales, a veces estrictamente ceñido a los bienes que integran el patrimonio estatal o erario público.

No hay que confundir lo económico que se refiere a resultados, costos, ganancias y pérdidas, con lo financiero, que se refiere al movimiento de fondos: ingresos y egresos. Si una empresa realiza un gasto en el mes de noviembre pero lo abona efectivamente en enero, económicamente produjo el gasto en noviembre, pero financieramente en enero.

En sentido amplio sector financiero comprende además de la hacienda pública, los patrimonios de las grandes empresas, y las cuestiones bancarias y bursátiles.

Realizar un análisis financiero de cualquiera de las entidades anteriormente citadas, implica estudiar su evolución patrimonial, para conocer su estado de liquidez y su capacidad de autofinanciación.

El cuidado de los recursos financieros está a cargo de una administración financiera, para lograr que los recursos económicos con que cuentan le sean rentables. Se deben analizar las inversiones, la posibilidad de encontrar el dinero para realizarlas, y comparar las distintas inversiones para decidirse por la más rentable, teniendo siempre en consideración el presupuesto financiero (cash flow) que anticipa posibles déficits, y elabora estrategias en caso de que sucedan, planeando las inversiones en caso que exista excedente.

Si el análisis financiero arroja saldo negativo se denomina déficit financiero, y si hay excedente, se llama superávit financiero.

La gestión financiera consiste en conseguir los fondos para el desarrollo empresarial, sobre todo se concreta en las cobranzas y los pagos, pues allí es donde se realiza el movimiento de fondos.

El mercado financiero es el que da la oportunidad a las empresas de conseguir créditos accesibles y posibilidades de inversión de sus excedentes.

El Derecho Financiero es el conjunto de normas jurídicas que regulan los ingresos y egresos del Estado, ya que el estado puede revestir carácter de acreedor o deudor obligacional, con otros organismos estatales o con respecto a los particulares. Esos movimientos de fondos deben disponerse de acuerdo al presupuesto anual, que es una importante herramienta financiera.