Concepto de valor

Se denomina valor a la importancia o utilidad, de bienes materiales o espirituales, que sirven para saciar las necesidades humanas. Los valores generalmente se gradúan en orden de importancia, jerárquicamente, siendo los únicos valores totalmente mensurables los monetarios, ya que solo en ellos podemos determinar innegables equivalencias. Por ejemplo un billete de diez pesos vale más que uno de cinco. Oros valores, no cotizables en moneda son difíciles de estabecer de manera objetiva en un orden, ya que la subjetividad valorativa juega un importante rol. Aunque pretendamos negarlo, los valores espirituales han descendido en la escala de valores del hombre actual, con respecto a los valores materiales, aunque esto no es lo deseable. Entre los valores encontramos los éticos (tienden a lograr el bien), los estéticos (tienden a realizar la belleza), los técnicos (tratan de lograr utilidades).

No todos los valores son susceptibles de apreciación en dinero. Si deseamos vender nuestra casa, por ejemplo, para determinar su precio, se tomarán en cuenta sus metros cuadrados, su fecha de construcción, su estado general, los detalles de confort, su ubicación, etcétera, pero para nosotros, además de estos detalles puramente materiales, nuestra casa encierra un valor afectivo, por sus recuerdos y vivencias, que no será susceptible de apreciación económica, aunque a nosotros nos “cueste” mucho venderla, pues ese costo es espiritual, y solo vale para nosotros.

Los valores espirituales difieren en cada sociedad y son susceptibles de cambio a través del tiempo. Por ejemplo, en la antigüedad una mujer era valorada por sus dotes de buena madre y ama de casa, no siendo bien vista la que trabajaba fuera del hogar, esto se acrecentó sobre todo a fines de la Edad moderna, con la revolución Industrial. Actualmente se privilegia la formación académica de la mujer, y su posición en el mercado de trabajo. En la misma edad contemporánea la fidelidad de la mujer es susceptible de castigos mucho más crueles en las sociedades musulmanes que en el mundo cristiano, pues su valor prevalece, incluso ante el valor de la vida, ya que muchas mujeres infieles son condenadas a muerte.

También se designa como valor, al coraje demostrado por una persona ante una situación peligrosa. Es un valor dentro de los valores, ya que constituye la virtud del valiente. Para Aristóteles el valor, como toda virtud, era el punto medio entre dos vicios, uno por defecto, que era la cobardía, y otro por exceso, que era la actitud del temerario, que se arriesgaba aún a sabiendas de que su arrojo no podía tener éxito en el fin propuesto. Por ejemplo, para Aristóteles no poseía valor, quien se enfrentaba a alguien que poseyera armas, sin tener ningún medio de defensa, eso era temeridad, y no era una actitud virtuosa. Recordemos que el valor debe tener un sentido. Servir a un fin.

Otra acepción del término valor o título valor, es el asignado a los documentos comerciales que contienen una obligación unilateral de pago (letra de cambio, cheque o pagaré). El estado, otros organismos públicos o autónomos, también emiten títulos valores, como forma de generar ingresos al estado, que se negocian en bolsa de valores, pagando un interés.