General Archive

iniciativa

La palabra iniciativa proviene etimológicamente del latín “initiātus”, palabra integrada por el prefijo “in” = “dentro” o “interno” y por “initium” = “comienzo”. Por ello podemos decir que la iniciativa es un poder o facultad interior que hace que algunas personas inicien proyectos propios o busquen soluciones a problemas de modo autónomo y con decisión

inherente

La palabra inherente procede en su etimología del latín “inharentis” palabra integrada por el prefijo “in” = “dentro” y por el verbo “haerere” = “pegado o unido”. Lo inherente necesita de la existencia de dos o más cosas, materiales o inmateriales, y que se encuentren unidas en forma estrecha o inseparable, para hacer del objeto

ineludible

El prefijo “in” refiere una negación, que en este caso alude a la acción de eludir, verbo derivado en su etimología del latín “eludere” vocablo que a su vez se compone de “ex” que se usa para designar lo que queda afuera o excluido, y por “ludere” que significa ejercitarse, aunque puede tener otras acepciones

inducción

La palabra inducción deriva en su etimología del latín “inductĭonis” integrada por el prefijo “in” = “dentro” y “ducere” = conducir. La inducción es un proceso que conduce a algo, una provocación o instigación hacia una acción. Por ejemplo, cuando hablamos en Medicina de inducir las contracciones de parto, nos referimos a que se usen

inclusión

La palabra inclusión proviene etimológicamente del latín “inclusĭonis” y alude tanto a la acción como al efecto del verbo incluir, que a su vez procede del latín “includĕre”, vocablo integrado por el prefijo “in” que puede traducirse como “en” y por “claudere” con el significado de “cerrar”. La inclusión designa a aquello que procede a

inasible

La palabra inasible tiene una etimología dudosa. Está formada por el prefijo negativo “in” y por “asible” proveniente del verbo “asir” que posiblemente derive de “asa” (parte sobresaliente de una cosa que permite tomarla o agarrarla sujetándola desde ella, como la que tienen las cacerolas, tazas o bandejas). Algo inasible es aquello con lo que

individuo

La palabra individuo proviene etimológicamente del latín “individŭus”, formada por el prefijo negativo “in” y por “dividire” que significa dividir, por lo tanto alude a aquello que resulta indivisible. Se aplica a un representante cualquiera de las especies animal o vegetal, que configura en sí mismo una totalidad aunque se componga de partes. Para Aristóteles

sinergia

La palabra sinergia etimológicamente nos remite al griego συνεργία, vocablo integrado por el prefijo “syn” que hace alusión a una unión o acción común, y por “ergon” que puede traducirse como “obra”. Fue acuñada por el estadounidense Richard Buckminster Fuller, un escritor, arquitecto y ambientalista que vivió entre los años 1895 y 1983, preocupado por

síntoma

La palabra síntoma nos remite en su etimología al griego σύμπτωμα (symptoma) vocablo compuesto, integrado por “syn” que indica “con”, el verbo “piptein” que puede traducirse como “caer”, y el sufijo “ma” que alude a un resultado. En la medicina griega un síntoma hacía referencia a los fenómenos que revelaban la existencia de una enfermedad

síntesis

La palabra síntesis es de origen griego. Proviene de “synthesis” integrada por el prefijo -συν o “syn” = “junto” y θεσις o “thesis” = “posición”. Del griego pasó al latín como “synthĕsis” y así llegó a nuestro idioma, para designar el proceso de reunir las partes en un todo, así como el análisis consiste en