General Archive

huella

La palabra huella se derivó del latín “fullare” verbo que designa la acción de pisar, dejando una marca por donde se transita. Las huellas son, entonces, marcas que quedan luego del tránsito de animales, personas o vehículos por algún lugar, especialmente si es de tierra. Sobre superficies duras, que no se hunden, quedan huellas o

inscripción

El origen etimológico de “inscripción” lo hallamos en el latín “inscriptio”. Se trata de un vocablo integrado por el prefijo que indica que algo es interno, “in” y el verbo “scribere” en el sentido de “escribir”. Cuando hablamos de inscripción, hacemos referencia a la inclusión de un dato, un nombre o un hecho en una

antítesis

Antítesis es una palabra de origen griego, procede de ἀντίθεσις, término integrado por el prefijo de oposición “anti” y el sustantivo “thesis” en el sentido de “conclusión razonada”. En la antítesis existe oposición por comparación entre dos cosas, seres o ideas: “El calor es la antítesis del frío”, “Dios es la antítesis del diablo” o

antonomasia

La palabra antonomasia nos llegó al español desde el latín “antonomasĭa” que a su vez tomó este término del griego “αντονομασια”, integrado por el prefijo “αντι” que indica que algo está en lugar de otra cosa, y por el sustantivo “ονυμα” que indica “nombre”. O sea que en sentido literal, antonomasia es nombrar a algo

imposibilidad

La palabra imposibilidad, de latín “impossibilitas”, se formó anteponiendo al vocablo latino “possibilĭtas” el prefijo negativo “in”. A su vez y el verbo possibilĭtas” procede de “posse” en el sentido de poder. Imposibilidad es la falta de posibilidad o potencialidad para realizar algo, ya sea porque nunca natural o accidentalmente se pudo, porque surgió una

porción

La palabra porción se derivó en su etimología del latín “portionis” indicando una parte que se ha separado de otra mayor, y a su vez fue tomada de “proportionis” = “proporción” aplicándose el término a diversos casos y situaciones. En cualquier distribución de objetos, la porción es lo que resulta de la división de los

anexo

La palabra anexo se originó etimológicamente en el vocablo latino “annexus”, que está integrado por “ad” que indica “hacia” y por “nexus” en el sentido de “junto”. Un anexo es algo que está unido a otra cosa, que es en general la principal, a la que complementa o agrega algo. Ejemplos: “Este negocio es de

aumento

Del latín “augmentum”, que a su vez se deriva del verbo “augere” en el sentido de “crecer” al que se añade el sufijo de medio o resultado “mentum”, un aumento designa tanto la acción como el efecto de aumentar o sea, hacer que algo crezca o se agrande, ya sea en su intensidad, en su

inédito

El origen de la palabra inédito que indica que una obra (literaria, artística, periodística o científica) no ha sido publicada con anterioridad; o en el caso de una idea nueva, o un hecho, situación o problemática, no había ocurrido con antelación o de conductas o expresiones que nunca el sujeto había hecho o pronunciado, se

prolijo

Buscando la etimología del adjetivo prolijo nos encontramos con el término latino “prolixus”, integrado por el prefijo de antelación “pro”, y por “lixus” en el sentido de “extenso”, primero aplicado al vertimiento de líquido y luego al uso de muchas palabras para dar explicaciones, las que por ende pueden resultar a veces útiles y otras,