Concepto de estudio

Es el esfuerzo intelectual que se emplea en el aprendizaje de una ciencia o arte, analizando el contenido, comprendiéndolo e integrándolo a la estructura cognitiva, o de modo memorístico.

Por extensión también se denomina estudio a la habitación donde se realiza esa actividad cognoscitiva, y que es empleado en ciertas actividades liberales para ejercer las profesiones que se ejercen pensando, como un estudio jurídico donde se desempeñan los abogados, o los estudios contables de los contadores, o los estudios de los arquitectos. Reciben también el nombre de estudios, los cinematográficos, que son los lugares o salas donde se filman las películas. No habría problemas en llamar estudios a los consultorios médicos, aunque se prefiere el nombre de consultorio aludiendo a que allí realizan consultas los pacientes. También pueden llamarse consultorios jurídicos los estudios de abogados, dependiendo de donde centremos la atención primordial, si en la labor del profesional que estudia el caso, o en el paciente que consulta. En realidad ambos términos son complementarios. El profesional estudia, para dar respuesta al problema del cliente o paciente para lo que realiza un trabajo de investigación.

Los estudios comparativos consisten en analizar las similitudes y diferencias entre los objetos propuestos como materia. Todo estudio posee un objeto, del que se pretende desentrañar sus características externas e internas, para comprenderlo en su totalidad. Los estudios pueden ser superficiales, cuando solo analizamos algunas características básicas del objeto, o profundos cuando lo descomponemos en todas sus partes, para su total comprensión.

Cuando el ser humano nace, se encuentra con un mundo exterior desconocido que le es preciso comprender. Para ello cuenta con información formada a través de las generaciones que han dado respuestas a los interrogantes más disímiles y otros aún no resueltos. Así estudiar leyendo comprensivamente lo que otros plasmaron en textos, o escuchando a los adultos mayores, o a sus pares, irá develando los misterios que encierra lo creado por la naturaleza y por el hombre, y el mismo podrá seguir investigando, para hallar conocimientos inéditos, que permitirán el progreso cultural.

El estudio eleva al ser humano, lo prepara mejor para solucionar los problemas vitales, y enriquece su espíritu. Se han ideado una serie de técnicas para facilitar esta apropiación del conocimiento como la lectura comprensiva, el subrayado de ideas principales, los resúmenes, las síntesis, los cuadros sinópticos, los mapas conceptuales, etcétera.