Concepto de contador

Etimología

La etimología de contador es latina. Procede de "computador", que se integra con los siguientes términos: el prefijo de totalidad "con", el verbo "putare" en el sentido de estimar u ordenar, a lo que se le suma el sufijo de agente, "tor", haciendo referencia a la persona que cuenta o enumera.

Significado

Todos los significados del término contador, aluden a la acción de contar, no cuentos, sino números o cantidades, ya sea al instrumento utilizado para ese fin, o a la persona que realiza los cálculos. Hay aparatos que cuentan la cantidad de agua o de electricidad que se gasta, o máquinas que cuentan dinero, o programas capaces de contar las visitas que tiene un sitio Web. En los colegios, hace algunos años se acostumbraba a enseñar a los niños a sumar o restar con un instrumento llamado contador o ábaco, de antiquísimo origen, que consiste en cuentas (especies de argollitas) de madera o plástico, unidas a una varilla, en la que dichas cuentas, pueden desplazarse, y así agregarlas o sacarlas, según la cuenta que debía efectuarse.

Contador como profesión

Sin embargo, en general, usamos la palabra Contador Público, o solo Contador, para referirnos al profesional egresado de una carrera universitaria, dentro de las Ciencias Económicas, que se ocupa de llevar la contabilidad, de empresas individuales o societarias. Asesora en materia de inversiones, costos, e impositivamente, y realiza balances contables, presupuestos, liquidaciones de sueldos, y auditorias. Los actos refrendados por el Contador Público, hacen, salvo prueba en contrario, fe pública de legalidad. Es un colaborador indispensable de la actividad empresarial. También, en muchos casos, trabajan para asesoramiento de las empresas o entidades del Estado. Es una profesión de tipo liberal o autónoma, pero nada obsta a que trabaje en relación de dependencia, a cambio de un salario. Los Bancos, compañías financieras y organismos recaudadores del Estado, son los que más contratan Contadores como empleados estables. En algunos países además del título habilitante se exige su inscripción en Colegios Profesionales, mediante pago de matrícula, que ejercen control y defensa de sus afiliados.

Hay personas que sin tener el título universitario de Contadores, son idóneos o técnicos en el área contable, y por extensión se los denomina Contadores.

Ejemplos: "Contrataré un Contador, para que me asesore sobre los impuestos que tengo que abonar en mi negocio, para estar en regla", "El Contador, me dijo que podía realizar ciertas deducciones a mis tributaciones" o "Los balances de mi empresa, los dejo en manos de mi Contador".