Concepto de cooperación

El concepto de cooperación supone sujetos múltiples que colaboran entre sí para lograr fines comunes. El trabajo cooperativo no compite, sino que suma fuerzas hacia el objetivo. Puede suceder que un grupo cooperativo compita con otro, pero dentro del grupo, nadie quiere ganar a su compañero, sino juntos, al otro equipo. Cada integrante del equipo cooperativo debe poner lo mejor de sí mismo para el bien de todos. Nadie quiere ganar individualmente sino beneficiarse en conjunto. El integrante del grupo cooperativo siente afinidad por sus compañeros, y es parte de un plan de acción, con el que se involucra, y comparte sus valores. Sabe que solo siendo solidario, permitiéndose ser ayudado y ayudar, obtendrá la finalidad deseada.

La complejidad del mundo actual exige la integración humana no solo a nivel individual, sino nacional y transnacional, organizándose grandes bloques regionales en ese sentido, como La Comunidad Económica Europea, el Mercosur o el NAFTA. Tamames definió la cooperación económica a nivel internacional, como un paso previo a la integración, eliminándose progresivamente, hasta su eliminación, las barreras arancelarias. En el mundo medieval, aislado y dividido en reinos independientes era impensable hablar de cooperación entre naciones, pero hoy se exige vencer los individualismos, para hacerse fuertes competitivamente, cada bloque cooperativo respecto de los demás.

Las sociedades cooperativas son los grupos de personas cuyo objetivo es la distribución de ganancias entre sus integrantes, logradas por la eliminación de la intermediación. Cada socio aporta lo necesario para poner en marcha la sociedad.

El hombre debe vencer su individualismo cada vez más creciente en este mundo postmoderno, para entender la paradoja que cuanto más piense en sí mismo, sin considerar a sus semejantes, más se perjudicará. Aunque sea por egoísmo (ojala que no) debemos ayudarnos, cooperando para ser más fuertes.