Concepto de descripción

Podemos decir que realizar una descripción es explicar o contar las características esenciales y accidentales de cosas, personas, animales, plantas, procesos o lugares, en forma ordenada.

La descripción literaria, significa pintar con palabras, para que el lector al avanzar en la lectura de la descripción pueda hacerse una imagen mental de cómo es el objeto descripto.

Puede complementar una narración para crear el escenario adecuado y la ambientación de la acción, pero la descripción en sí no contiene acciones. Sirve, intercalada en la narración para que pueda imaginarse lo ocurrido poniéndoles por ejemplo, a los protagonistas un rostro, una fisonomía, un timbre de voz, o al paisaje, un aroma, un color, o un relieve. Transporta al lector al escenario mismo del relato, y le construye un dibujo o ilustración de lo que se cuenta. No es lo mismo relatar: “Sucedió un 15 de enero en Buenos Aires. Una persona clavó un cuchillo en el pecho de su víctima”, que decir: “Sucedió un día cálido y soleado de enero, en una Buenos Aires donde se respiraba el apacible aire de las vacaciones. Cantaban pajaritos, sobre un cielo diáfano. Una persona joven, de rostro alargado y demasiado pálido, con ojos que parecían mirar sin ver empuñaba un cuchillo de color negruzco, viejo y oxidado, que tenía como destino el pecho trigueño de su víctima, una persona joven y hermosa, en la plenitud de su vida”.

Cuando lo que se describe es una persona, se llama retrato. Si solo se consideran en la descripción los aspectos físicos del objeto se llama prosopografía, y si solo contempla en una persona sus rasgos psíquicos, recibe el nombre de etopeya. La descripción de objetos es una crinografía, y la de un lugar, topografía.

Se utilizan recursos literarios varios, como comparaciones, personificaciones y metáforas, pero fundamentalmente, imágenes sensoriales de tipo visuales, auditivas, gustativas o táctiles.

La descripción debe seguir un orden lógico para que tenga sentido y coherencia, y para que quien la lee entienda cómo es el objeto descripto. Primero debe observarse con atención lo que se va a describir, elegir lo que más capte la atención del observador y luego darles un orden que tendrá mucho de subjetividad, al igual que la descripción en sí, que será positiva o negativa según su gusto y estado anímico.

Lo antes expuesto es la descripción literaria. También se puede usar la descripción en otros ámbitos. Una descripción científica no podrá estar cargada de valoraciones, sino que tendrá que ser lo más ajustada posible a la realidad, por ejemplo cuando se describe un órgano del cuerpo con fines de estudio.