Ciencias Naturales Archive

incienso

Proveniente etimológicamente del latín “incensus” y derivada del verbo “incendere” con el significado de incendiar o quemar. Es un término relativamente nuevo ya que en la antigüedad tuvo otros nombres como “olibanum” entre los romanos, que puede traducirse como “leche”. La denominación de incienso se usa para referirse a todo aquello susceptible de arder o

beodo

La palabra beodo procede etimológicamente del latín “bebetus”, que a su vez se deriva del verbo “bibere” con el significado de “beber”. El beodo es el bebedor, el que consume bebidas alcohólicas hasta emborracharse. Es por ello sinónimo de ebrio, embriagado, alcohólico y borracho. El uso del término “beodo” no es tan frecuente como el

gozo

La palabra gozo se derivó en su etimología del latín “gaudium”, que Cicerón describió como una alegría calma, serena, medida y prudente. Por lo tanto es un estado espiritual sano y positivo, que no se descontrola, que disfruta en plenitud, prudentemente, sin sobresaltos inoportunos ni causando daños. El gozo es el compañero inseparable de la

hipnosis

La palabra hipnosis es producto de un cultismo. Procede del griego “hypnon” que significa dormir y para los antiguos griegos era el dios del sueño, hijo de Nix, dios de la noche. La hipnosis es un estado de la mente, similar al que transcurre durante el sueño, pero en este caso es provocado o inducido

micosis

Micosis es un término que se usa en Medicina, Veterinaria y Botánica, y que proviene del griego μυκος o “mykées” con el significado de “hongos”, más el sufijo “osis” que alude a una formación. Los hongos están en los organismos vivos en cierta proporción, pero cuando hay micosis es que se han reproducido en forma

alud

La palabra alud es prerromana. Proviene de una lengua conocida como euskera que se hababa en España antes de la ocupación romana, donde el término que nombraba a estos desmoronamientos, era “luta” derivada de “elur” que significaba nieve y de “lur” que designaba la tierra. El alud es frecuente que suceda en las zonas donde

reflexión

La palabra reflexión proviene en su etimología del latín “reflexionis”, compuesta por el prefijo de reiteración “re” por el verbo “flectere” en el sentido de doblar, más el sufijo “ionis” que denota que se trata de la acción y efecto. En Física, la reflexión se refiere al cambio direccional de las ondas, lumínicas, de agua

ánimo

La palabra ánimo se derivó del griego ἄνεμος (anemos) que puede traducirse como viento o soplo. De allí pasó al latín como “animus” para hacer referencia a una voluntad que nos hace accionar de determinada manera, una energía puesta hacia una causa, una determinada intención. Así por ejemplo la expresión “animus lucrandi” aludía a que

Farmacología

La palabra Farmacología se integra con dos términos griegos: φάρμακον, que puede leerse como “pharmacon”, con el significado de fármaco, por y λόγος o logos = ciencia; o sea que de acuerdo a su etimología la Farmacología es la ciencia que estudia los fármacos, o sea aquellas sustancias que producen efectos en los seres vivientes,

melaza

La melaza también conocida como “miel de caña” se obtiene la cristalización de la remolacha o del azúcar de caña, lo que deja un residuo en las cubas extractivas de consistencia líquida pero espesa, similar a la miel pero mucho más oscuro, de sabor muy dulce, que se usa para la alimentación del ganado vacuno.