Author Archive

insustituible

La palabra insustituible, es un adjetivo, compuesto por términos latinos: por el prefijo de privación “in”, el que indica una posición inferior, “sub”, y el verbo “statuere” en el sentido de “establecer”, “colocar” o “poner”. Lo insustituible es lo contrario a lo sustituible, que es aquello que puede reemplazarse, poniendo otro ser animado o inanimado

insulso

La palabra insulso es un adjetivo, tomado del latín “insulsus”, término que se integra por el prefijo de negación, “in”, y por “salsus” que alude al gusto salado. Es, a su vez, participio del verbo latino “sallare”, que se traduce como “salar”. Literalmente significa “carente de sal”, y, por extensión, se aplica a todo aquello

ecónomo

La palabra ecónomo se originó en el término griego “oikonomos” integrado por “oikos” que hacía referencia a la casa familiar, donde se desarrollaba la vida privada, y el sustantivo “nómos” en el sentido de “ley”. Pasó al latín como “oeconómus” y de allí, arribó al español. En sentido específico y estricto, un ecónomo es aquel

agravante

La palabra agravante se derivó del latín “aggravantis”, que se compone de los siguientes términos: el prefijo de aproximación “ad”, el verbo “gravare”, que hace alusión a soportar una carga o peso, más el sufijo de agente “nte”. Un peso o carga, es algo que incomoda y se hace difícil de soportar. Un agravante es,

indemne

La palabra indemne, es un adjetivo, que arribó al español, desde el latín “indemnis”, que se integra por el prefijo de exclusión “in”, y por “damnum” que se traduce como “daño” o “perjuicio”. Indemne califica a aquel ser animado o no, que no tuvo daño, y, por ende, está libre de todo mal, especialmente luego

yuxtaposición

La palabra yuxtaposición hace referencia al acto y al resultado del verbo yuxtaponer, que se integra de elementos tomados del latín: “iuxta” que alude a una situación de proximidad, y el verbo “positus”, que a su vez es participio del verbo “ponere”, en el sentido de poner o colocar. Una yuxtaposición, implica colocarse, natural o

fechoría

La palabra fechoría arribó al español desde el latín “factoris”, derivado del latín “facere”, verbo que se traduce como hacer, siendo “fechor” el que hace algo; pero una fechoría no es cualquier cosa que se realiza, sino algo malo, reprobado, moral, social y/o jurídicamente. No todas las fechorías tienen la misma gravedad, algunas son simples

preeminencia

La palabra preeminencia, reconoce su etimología en el latín “praeeminentia”, vocablo compuesto por el prefijo de antelación “prae”; por el verbo “eminere” que indica la acción de sobresalir, y por el sufijo cualitativo, “entia”. Preeminencia es una posición de prioridad que ocupa el objeto o sujeto, que está antes o por encima de otro u

filípica

Una filípica es un discurso acusador, donde se critican ciertas conductas, por resultar indecorosas y/o ilegales, contra alguien que ocupe un lugar destacado en el manejo político de un Estado, para exponerlo públicamente, y alertar a la ciudadanía del mal que este personaje nefasto puede ocasionar al pueblo, al que dice proteger; para evitar que

faquir

La palabra faquir, nos llegó desde el francés “faquir”, tomado el término, a su vez, del árabe “faqīr” que se empleaba como equivalente a nuestros adjetivos, pobre, mendicante o necesitado. Un faquir, en sus inicios, designaba a un asceta musulmán o hinduista, que vivía en la pobreza, y para lograr la paz espiritual se infringía