Concepto de estructura

La estructura supone partes, materiales o inmateriales, de igual o distinta naturaleza ordenadas en la conformación de un todo, diferenciado de las partes, pero que no puede existir sin ellas. Hay estructuras naturales, como las que conforman el orden del universo, por ejemplo, el sistema solar, y artificiales, creadas por el hombre, como un edificio.

La mente posee una estructura, de acuerdo a como se acomodan en ella los pensamientos e ideas, por eso hay estructuras de pensamiento fuertes y débiles. Se habla comúnmente de persona estructurada, aquella que posee valores y principios rígidos, en su estructura o conformación mental, dispuestos de manera inmodificable, que la hacen actuar en sus vivencias de un modo formal, metódico y adecuado a las exigencias sociales, a las que no cuestionan, ya que esos principios, están basados en la propia estructura social, construida por los hombres, a través de sus relaciones personales, que desarrollan en un ámbito geográfico.

En el campo lingüístico, la concepción estructuralista se opuso a la tradicional, que opinaba que los signos lingüísticos eran ilimitados e independientes unos de otros. Se denomina estructura lingüística, llamada así por los lingüistas posteriores al suizo Ferdinand Saussure, a lo que se denominaba primero sistema, como conjunto de objetos interrelacionados, donde la modificación de uno de ellos afecta al todo. Saussure, en su obra “Curso de lingüística general” publicado en 1911, lo explicó mediante un juego de ajedrez. Si cambiamos la forma de as piezas, o el material de fabricación (por ejemplo, plástico por madera) no afectará al juego, que seguirá igual en su esencia. Pero si cambiamos el número de piezas, su función o las reglas del juego, ahí ya tenemos otro juego, pues estaríamos modificando su estructura. Lo mismo sucede en el lenguaje:

Cada signo lingüístico posee un valor dentro del sistema, que lo relaciona con otro, en constante oposición (significante-significado, sonido-pensamiento). Ese valor según Saussure radica en los signos lingüísticos, en ser lo que no son los otros.

Esta concepción estructuralista fue aplicada en campos diversos, como lo hizo Lacan en psicología.

En física se habla de estructura atómica, para hablar de las partículas subatómicas que lo componen (electrones, protones, neutrones y mesones). La estructura de la materia se encarga de estudiar su composición (por átomos, que unidos forman moléculas, que por lo tanto también tienen estructura).