Ciencias Jurídicas Archive

agravio

La palabra agravio hace alusión a la acción de agraviar y a su efecto, procedente etimológicamente del verbo “agraviare”, vocablo integrado por el prefijo “ad” en el sentido de “hacia”, y por “gravare” con el significado de imponer una carga o peso. Un agravio es cualquier ofensa o humillación, que se hace contra alguien y

represalia

Originada en el vocablo latino “repraesaliae”, palabra formada por el participio del verbo “reprendere”, integrado a su vez por el prefijo de intensidad “re” y “prendere” con el significado de “tomar”, se usó en el Derecho Romano a nivel interno y exterior, para designar el derecho de un damnificado por la violación de un derecho

letrado

La palabra letrado remonta su etimología al latín “litteratus”, a su vez derivada de “littera” en el sentido de “letra”. Un letrado es un conocedor de las letras, entendidas como conocimiento, por lo cuál en una primera acepción un letrado es aquel que tiene un conocimiento muy vasto, o sea un sabio. En la Edad

jurista

Jurista procede del latín “iurista” y a su vez se deriva de la voz latina “ius” que puede traducirse como “Derecho”. Un jurista es aquella persona cuya profesión está relacionada con el Derecho, o sea, con las normas jurídicas, ya sea como doctrinario, profesor, abogado, juez u otros funcionarios judiciales (fiscales, secretarios de juzgado, prosecretarios,

fuero

La etimología de fuero la hallamos en el latín “forum” que traducimos como foro, que era el lugar público, la plaza principal de un lugar, donde los romanos celebraban sus audiencias, especialmente allí se hacían los juicios, donde se aplicaba la ley. Tomando este sentido jurídico de foro, en la Edad Media el vocablo foro,

pupilo

La palabra pupilo se derivó del latín “pupillus” siendo diminutivo del término “pupus” con el significado de “niño”. El pupilo es entonces un niño, pero específicamente aquel que está en una relación de dependencia respecto a otras personas que no son sus padres, y que se encargan de él, en cuanto a su educación, vivienda

perpetrar

Originado en el latín “perpetrare”, este verbo se compone del prefijo de totalidad “per” más el verbo “patrare” en el sentido de “ejecutar”. Perpetrar es consumar un hecho de modo pleno o íntegro, aplicándose en los primeros tiempos a cualquiera que lograba su consumación, pero luego, especialmente desde las Siete Partidas de Alfonso X, rey

promulgación

La promulgación se refiere a la acción de promulgar, y también a su efecto, derivando este verbo del latín “promulgare”, integrado por el prefijo de antelación “pro”, y por “mulgare” que significa, “ordeñar” y más ampliamente “extraer”, aplicándose a la extracción o salida de las leyes del recinto legislativo, para ser aprobadas por el Ejecutivo,

despido

El despido es la acción y el efecto de despedir, palabra conformada por el prefijo de exclusión “des” más el verbo latino “petere” con el significado de expulsar, o sea arrojar algo para afuera, o a alguien. Tiene varias acepciones, entre ellas por ejemplo: “El despido de sustancias tóxicas por parte de las chimeneas de

desalojo

La palabra desalojo alude a la acción y también al efecto de desalojar, palabra integrada por el prefijo privativo “des” y por alojar, del latín medieval “laubia” en el sentido de albergue o cobijo. Los desalojos implican en general abandonar un lugar, por ejemplo: “Se ha desalojado la vía pública ante la amenaza de un